Al aceptar a Cristo en nuestras vidas los cristianos nos convertimos en “la sal y la luz del mundo”. A todo cristiano se nos manda revelar el evangelio por medio…
error: ¡Contenido protegido!